Mérida

Comedor Zarigüeyas, severamente afectado por intensas lluvias

La lluvia no ha dado tregua en las últimas semanas y uno de los espacios que ha resentido esta situación es el Comedor Zarigüeyas que da servicio a unas 100 personas en el sur profundo de Mérida y que, en estos días, incluso, no ha podido preparar la comida para quienes la necesitan.
Marina Buenrostro, directora del comedor comunitario que funciona en la colonia Guadalupana del sur de Mérida, dijo que uno de los problemas ha sido que cocinan con leña, pues por la falta de recursos no usan gas, pero con las lluvias se ha humedecido la madera, además de que el lugar prácticamente se ha inundado.
Por ello, dijo que están solicitando apoyo, ya sea de alimentos en especie o cualquier insumo, incluso lonas o láminas que les puedan ayudar a hacer frente a las lluvias.
“Sí nos ha pegado muy feo la lluvia. Nosotros cocinamos con leña y nuestra leña está mojada, también nuestros víveres, nuestras mesas, las sillas”.
“No tenemos piso y se nos ocurrió echar un poco de viruta y quedó peor de resbaloso, por lo que sí estamos pidiendo un poco de ayuda”, dijo.
Esta situación climática, dijo, también ha generado carestía en otros sentidos, por lo que requieren de víveres, verdura, jabón, cloro, escobas, trapeadores, lonas para tapar la madera que se encuentra a la intemperie.


Explicó que en total se atiene a unos 65 niños y niñas de la zona, en dos comidas al día, además de 35 zarigüeyas, entre mamás y abuelitas, que son las que cocinan con leña y se turnan los días que se cocina.
“Aquí los niños comen lo que hay, a veces es frijol, a veces verduras, lo que haya, porque, finalmente, nuestra meta es que el niño tenga su pancita llena”, comentó.
Reiteró que el lugar se costea solo sus recursos para poder sobrevivir y lo hacen recolectando pet y latas de aluminio que cada mes venden y con eso tratan de llenar la alacena para poder cocinar.
“De alguna forma también nos volvimos medioambientalistas, porque recolectamos el pet y las latas y con ello también evitamos que haya tanta basura en la colonia, y así mantenemos el comedor”, explicó.
El sitio funcionaba como centro de asesorías, pero a raíz de la pandemia por Covid-19 se convirtió en comedor comunitario, ya que muchas personas se quedaron sin empleo y, por ende, sin tener recursos para costearse la comida.
El Comedor Zarigüeyas tiene página de Facebook donde se puede ver la ubicación, en caso de que se quiera apoyar, así como se puede llamar al teléfono 9992463880.

Artículos Relacionados

Back to top button